¿Qué creencias populares existen detrás de las supersticiones?

Cruzarse con un gato negro da mala suerte, escoger el número 13 en lotería también y abrir un paraguas en casa te traerá “mal augurio”. Sin embargo, la mayoría consideraría el número 7 como un símbolo de la buena suerte. ¿En qué basamos estos pensamientos? A continuación un análisis sobre el origen de las supersticiones más conocidas. En cierto modo, el origen de las supersticiones tiene su raíz en tiempos en los que el conocimiento no estaba al alcance de todos y por tanto, era fácil influenciar a la población con el fin de obtener intereses determinados. En otras situaciones no se trataba de beneficiarse de ningún interés sino de que, aquellos mismos que creaban las supersticiones, se las creían y las extendían. Mientras que en algunas creencias, la religión también ha influido notablemente.

Sea por la razón que sea, a día de hoy aún continuamos creyéndonos que tirar la sal por el hombro da buena suerte y encontrar un trébol de cuatro hojas también mientras que algunas otras como romper un espejo son tan terribles como los 7 años de mala suerte que provocan.

Las supersticiones, capaces de alterar industrias como el juego y las aerolíneas

Tanta es la influencia de las supersticiones que algunas de ellas afectan no sólo a nuestra vida personal sino a industrias como casinos y en especial, a juegos como la clásica ruleta. Este es el caso de las supersticiones basadas en números. Así, tal y como podemos comprobar en la infografía publicada por Betway Casino, encontramos que en países como China algunos edificios se construyen sin una planta cuarta debido a que el número cuatro en chino es similar a la palabra ‘muerte’. Otros números tienen una suerte completamente opuesta, como por ejemplo el número 7 que gusta en todo el mundo ya que aparece en escenarios como los siguientes: los siete continentes, los siete pecados capitales, los siete colores del arcoíris y los siete días de la semana. Pero los números no sólo afectan a casinos sino también a otras empresas como las aerolíneas donde algunos pasajeros se niegan a volar en determinados días como los martes (para España, Grecia y América Latina) o viernes 13 (para los países anglosajones e Italia). Así, de acuerdo a este artículo de Business Insider, cada año el mundo pierde entre 560 y 640 millones de euros debido al llamado “friggaatriscaidecafobia”, es decir, miedo a los viernes 13.

En España sin embargo, tenemos más al martes 13 donde la tradición dice “hoy ni te cases ni te embarques ni de tu casa te apartes”. Este mito tiene sus raíces en la religión donde se consideró a Judas, quien traicionó a Jesús, como el número 13 entre los asistentes de la ‘Última cena’. Pero no sólo fue visto por los católicos como símbolo de mal augurio sino también por los judíos (que contaron 13 espíritus malignos de acuerdo a la Kabbalah) así como también se representó en el tarot como la carta de la muerte.

cartas-del-tarot

¿Y qué hay del martes? El origen del martes como el día de mala suerte de la semana es debido a su nombre cuya procedencia se asigna al planeta Marte, considerado por la mitología romana como ‘el pequeño maléfico’ y conectado al Dios de la Guerra.

Religión y tradición unidas con la superstición

Existen creencias que salen de la religión para adentrarse en la creencia popular. Este es el caso de la sal cuyo derrame fue visto como símbolo de mala suerte desde que Judas la derramó en la pintura de ‘La última cena’ de Da Vinci pero que, debido a que en tiempos atrás la sal se consideraba un producto comercial muy preciado, pasó a considerarse un gran símbolo de mala fortuna y miedo en la sociedad el derrocharla accidentalmente.

Pero la sal no es la única, otros alimentos también juegan un papel importante en el patrimonio cultural español, como por ejemplo las uvas de la suerte en Año Nuevo. Pese a que algunos cuentan que la tradición comenzó un año en el que la huerta de Murcia y Alicante produjo más cosecha de la esperada en el invierno de 1909, lo cierto es que la tradición comenzó 20 años antes en Madrid. En concreto en el año 1882 cuando el Ayuntamiento de la capital decidió cobrar 5 pesetas a aquellos que quisieran celebrar la noche de Reyes y que, como respuesta revolucionaria, el pueblo decidió salir la última noche del año a comer 12 uvas al ritmo del reloj que ya había sido instalado en 1866. Esto, por supuesto, fue tomado como estrategia de marketing para los años a porvenir, hasta la fecha de hoy en la que no pasamos un año sin comer la tradicional fruta.

En cuanto a los animales, todos conocemos aquel que trae la mala suerte: los gatos negros. ¿Por qué estos y no otros? La respuesta está en la persecución de la brujería donde las brujas adoptaron al felino del color de la noche como fiel compañero, acompañando a sus dueñas en su terrible final hasta la hoguera. Tan grande fue la matanza de gatos que, debido a la reducción de los animales cazadores, el número de rata aumentó y con éste la expansión de la peste.

gato-negro

Por último, no podemos olvidarnos de algunos objetos como paraguas o escaleras. Mientras que los primeros no se pueden abrir en casa, no es recomendable pasar por debajo de las segundas. En cuanto a su origen, se trata de una mezcla de creencias, Dioses y encantamientos.

Por si acaso son ciertas todas estas supersticiones, la mayoría de nosotros continuamos manteniéndolas vivas. ¿Quién sabe qué cosa horrible podría ocurrirnos de los contrario?

No hay comentarios

Dejar respuesta

8 + 17 =