Contelles: “El PP dejó una Diputación saneada y la están convirtiendo en administración en riesgo de quiebra”

La portavoz del Partido Popular en la Diputación de Valencia, Mari Carmen Contelles, ha asegurado que el PP “dejó una corporación provincial saneada y el equipo de gobierno que dirige Jorge Rodríguez la está convirtiendo en una administración en riesgo de quiebra”.

Contelles se ha referido así al informe de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) que prevé el incumplimiento del objetivo de estabilidad por parte de la Diputación. “En dos años han pasado del rescatem persones a la posibilidad de rescate de la Diputación por la mala gestión de sus responsables. Están poniendo en peligro la prestación de servicios básicos a los municipios”.

Contelles ha subrayado que el presidente de la diputación, Jorge Rodríguez, y sus socios “están más preocupados en gastar dinero en planes teledirigidos por Vicent Marzà y Mónica Oltra o en pagar conciertos en Ontinyent con cargo a la caja fija de bienestar social que en gestionar las competencias propias de la Diputación y atender las necesidades de ayuntamientos y vecinos”.

“La cuentas de la Diputación están en entredicho por los caprichos del presidente y su actitud sumisa a las consignas que recibe desde los despachos de Ximo Puig y de Mónica Oltra”, ha añadido.

La portavoz popular ha criticado que PSPV y Compromís hayan convertido la institución provincial en “el cajero automático de la Generalitat” y ha lamentado “la decisión política del equipo de gobierno de sacar dinero destinado a financiar acciones en defensa de los colectivos más vulnerables y de las personas que más lo necesitan para pagar un concierto en el pueblo de Jorge Rodríguez que nos va a costar más de 85.000 euros”.

Contelles ha advertido del riesgo que supone la gestión del cuatripartito –PSPV, Compromís, Valencia en Comú y Esquerra Unida- “porque puede derivar en un acuerdo de no disponibilidad que se traduce en la imposibilidad de hacer frente a la financiación de políticas sociales y servicios básicos a la población o a las inversiones que precisan muchos municipios”.

“Ya existe un malestar generalizado entre los municipios más pequeños que se sienten abandonados por la Diputación, de la que dependen para la prestación de los servicios esenciales a sus vecinos, y esa situación se puede agravar si no se cumple con el plan de estabilidad”, ha concluido.

No hay comentarios

Dejar respuesta

uno × cuatro =