La Conselleria de Agricultura detecta más de una decena de plaguicidas en cítricos importados de Sudáfrica

– Análisis de laboratorio sobre cítricos importados de Sudáfrica constatan la presencia de residuos de plaguicidas cuyo uso no está permitido en la producción agraria de la Unión Europea

– Mireia Mollà destaca la calidad de los cítricos valencianos y rechaza el “amparo legal” de las autoridades comunitarias a “sustancias activas excluidas para nuestra agricultura”

La Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica ha detectado más de una decena de plaguicidas cuyo uso no está permitido en la producción agraria de la Unión Europea en cítricos importados de Sudáfrica.

En ese sentido, las naranjas, limones, mandarinas y pomelos procedentes de Sudáfrica presentan residuos de plaguicidas cuyo uso no está permitido en el ámbito de la Unión Europea, de acuerdo a los recientes resultados de los análisis que ha llevado a cabo la Conselleria sobre diferentes variedades de cítricos importados a la Comunitat Valenciana.

Los informes de laboratorio, realizados con la colaboración de la Dirección General de Comercio y Consumo, señalan la presencia de un total de 14 residuos de plaguicidas, tres de los cuales están actualmente excluidos de la última lista de sustancias activas permitidas en la producción comunitaria.

Es el caso, por ejemplo, de la ‘carbendazima’ o el ‘propiconazol’, dos sustancias activas de uso prohibido en la producción citrícola europea.

La consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollà, ha señalado que esta disparidad en las condiciones de producción pone de manifiesto “el doble rasero de la normativa europea en materia de calidad agroalimentaria”.

“La Unión Europea crea una situación de desequilibrio al consentir para los productos importados la presencia de sustancias activas -dentro de los límites- prohibidas en nuestra agricultura y en nuestra producción citrícola”, ha señalado Mollà.

Los resultados de los análisis también constatan concentraciones de plaguicidas que rozan los límites de miligramos por kilo, entre los que destaca el ‘imazalil’, un tratamiento contra el moho en los cítricos que la legislación, tanto estatal como comunitaria, obliga a declarar en la etiqueta del producto, así como hasta ocho residuos de pesticidas distintos en un mismo producto.

“Los resultados ponen de manifiesto la competencia desleal sobre los productores valencianos que además de enfrentarse a la amenaza de plagas importadas, cumplen con exigencias y estándares de calidad y sostenibilidad superiores a los de sus competidores”, ha señalado Mollà.

La consellera ha reiterado la necesidad de “imponer fórmulas de reciprocidad comercial que igualen las exigencias fitosanitarias sobre los productores”, una reivindicación que trasladó de nuevo al ministro de Agricultura, Luis Planas, durante su visita a la Comunitat Valenciana el pasado jueves.

Mollà, que este martes participa en el Primer Corte de la Naranja Valenciana, ha destacado “la excelencia en la calidad de los cítricos” de la Comunitat Valenciana y ha rechazado el “amparo legal” de las autoridades comunitarias a “sustancias activas excluidas para nuestras personas agricultoras”.

No hay comentarios

Dejar respuesta

2 × tres =