El Partido Popular denuncia el caos dentro de la concejalía deportes del Ayuntamiento de Xàtiva

Eduardo Llopis (PP): “El Sr. Pedro Aldavero es el culpable de que hoy el departamento de deportes esté sin personal”.

El Partido Popular denuncia el caos dentro de la concejalía de deportes del Ayuntamiento de Xàtiva, un caos organizativo que dificulta y de qué manera el desempeño eficiente de las tareas que tiene encomendadas. El concejal popular Eduardo Llopis señala al titular de deportes, Pedro Aldavero, como el máximo responsable de este desbarajuste que vive el departamento por su incapacidad para dotar al mismo de los medios personales necesarios, “el Sr. Aldavero es el culpable de que hoy el departamento de deportes esté sin personal”.

Fruto de una sectaria e indolente distribución de los recursos humanos en el departamento, ha sido la deficiente supervisión que se está llevando a cabo de uno de los contratos más importantes suscritos por el Ayuntamiento. Se trata del contrato de servicios para gestionar por un lado las instalaciones deportivas de la ciudad (lote 1) y por otro las actividades y escuelas deportivas y los socorristas (lote 2) cuyo importe conjunto supera ampliamente los 2 millones de euros.

Un contrato cuya ejecución, señalan desde el Partido Popular, está siendo de todo menos pacífica y transparente. Empezando por los continuos incumplimientos por parte del adjudicatario sobre cuestiones tan importantes como la formación de los trabajadores, las condiciones laborales de los mismos o la adquisición de elementos materiales que no se ajustan a lo exigido en el pliego técnico como el llamativo caso de un vehículo eléctrico que el concejal anunció sería propiedad del Ayuntamiento al finalizar el contrato y que posteriormente el redactor del pliego ha desmentido. Tanto es así que tales incumplimientos desembocaron en la apertura de un expediente sancionador que acto seguido se archivó como una forma de cerrar en falso tan anómala situación.

Al final, para el edil popular, Eduardo Llopis todo este cúmulo de despropósitos ha llevado a la resolución anticipada del contrato un año antes de su vencimiento. Y también a la redacción de un nuevo pliego de prescripciones técnicas visto el pésimo resultado ofrecido por el actual. Pliegos que por otra parte privatizan y que por tanto generan un sobrecoste añadido para el Ayuntamiento.

No hay comentarios

Dejar respuesta

4 × 1 =