La Colegiata de Xàtiva celebra este domingo la fiesta en honor a San Jacinto Castañeda

Se cumplen 275 años del nacimiento del mártir, cuya festividad litúrgica se celebra hoy

La Colegiata de Xàtiva acogerá el próximo domingo, 11 de noviembre, una misa solemne en honor al misionero dominico natural de esta localidad valenciana, San Jacinto Castañeda, que nació hace 275 años y murió decapitado en Vietnam en el siglo XVIII, y cuya festividad litúrgica se celebra hoy.

Durante la celebración de la misa, que dará comienzo a las 12 horas, “los feligreses podrán venerar la reliquia de San Jacinto Castañeda, que es la más grande del mundo y que se conserva desde principios del siglo XX en un relicario en la capilla que la Colegiata tiene dedicada al santo”, ha indicado el abad de la Colegiata, José Canet.

Igualmente, el domingo después de la misa solemne la reliquia del santo será llevada en procesión desde la Colegiata a su casa natal, donde se conserva una reproducción de la jaula de bambú donde fue martirizado el santo.

Además, el domingo se celebrará en la Colegiata una misa conventual a las 10.30 horas y la iglesia de San Francesc acogerá la celebración del triduo, con misas por la tarde.

San Jacinto Castañeda

Jacinto Castañeda nació el 13 de enero de 1743 en Xàtiva y fue bautizado en la Colegiata. Tras ingresar en los dominicos y recibir la ordenación sacerdotal, desempeñó su labor pastoral en China, en el territorio que hoy forma parte de Vietnam.

sant-jacintoMurió decapitado el 7 de noviembre de 1773 en Tunkin (actual Vietnam), “cuando contaba tan solo con 30 años y después de haber permanecido encerrado en una jaula durante tres meses”, ha señalado.

Sus restos mortales, que se veneraban en Filipinas, desaparecieron durante un bombardeo en la Segunda Guerra Mundial, aunque se conservan algunas reliquias suyas extraídas para su beatificación en 1906 por el papa Pío X. En el año 1988 fue canonizado por el papa San Juan Pablo II.

La casa natalicia del mártir setabense fue habilitada como museo, “para dar a conocer la vida de nuestro santo por medio de paneles de cerámica, objetos, facsímiles y documentos, entre otros materiales”. Igualmente, la casa-museo, “conserva escritos referentes a su beatificación en el año 1988”, ha comentado el abad.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Once + 8 =