La Champions League cambia drásticamente su formato

Cambio de formato UEFA Champions League

La competición a nivel de clubes más importante del mundo del fútbol, favorita entre los aficionados y las casas de apuestas como la bet365 app, ha anunciado un cambio drástico en su modelo de competición. ¿Cuál es el alcance de estas modificaciones?

Un sistema de 32 equipos que lleva más de 20 años en vigencia

Desde la temporada 1999-2000, la UEFA ha determinado un sistema de competición con 32 equipos, organizados en forma de liguilla en la primera ronda, con 8 grupos de 4 equipos. De ellos, los primeros dos de cada grupo avanzan a la fase eliminatoria, con llaves de ida y vuelta en octavos de final, cuartos de final y semifinales, y una final a un único partido decisivo. El tercero de cada grupo tiene un boleto automático para jugar la UEFA Europa League. Este formato puede considerarse que ha sido exitoso, y emula el sistema de 32 equipos que se viene utilizando a nivel de la Copa del Mundo de la FIFA desde la competición de Francia 1998.

Un nuevo y prácticamente inédito sistema de competición

En un intento por tornar más atractiva la competición, a la que se critica cierta predictibilidad en su fase de grupos y por ende, que conlleva a cierta falta de interés en la primeras baterías de encuentros, la UEFA ha decidido tras varios años de deliberaciones un rotundo cambio en el sistema de enfrentamientos a partir de la temporada 2024/2025.

El principal cambio es el aumento en el número de participantes en la fase de grupos de la competición de un total de 32 a uno de 36.

Por otra parte, el sistema de 8 grupos, con 4 participantes cada uno, en el que se disputan 6 partidos, se altera, pasándose al llamado “Modelo Suizo”. ¿En qué consiste este novel sistema de disputa? Todas las instituciones participantes se ubican en una gran tabla general, en el que se clasifican por diferencia de puntos como primer criterio, y por diferencia de goles en caso de igualdad en puntos. Los equipos no juegan todos contra todos, sino que, de antemano, se conoce el fixture de cada equipo, que disputará 8 partidos como mínimo. 

Los 8 equipos mejor clasificados tendrán un lugar en octavos de final, mientras que los situados entre los puestos 9 y 24 tendrán que batirse en duelos a ida y vuelta para llegar a esa instancia.

¿Cuál es el objetivo detrás del cambio?

Por una parte, aumentar la cantidad de partidos, que pasan de 125 a una cifra sideral de 225. Es así que cada club participante se asegura, como mínimo, 8 partidos en fase de grupos.

Asimismo, permite el ingreso de 4 equipos nuevos a la competición, que provendrán de la quinta liga del ranking de la UEFA (más precisamente, por el club que clasifique tercero en dicha liga), por un equipo adicional que arribará a la competición por una ruta clasificatoria en la que participarán ligas que están fuera de los primeros 10 puestos del coeficiente de países de la UEFA, y dos lugares para los dos países que tengan el coeficiente más alto en la temporada en curso (tomando los valores de la temporada 2021/2022, por ejemplo, serían Inglaterra y España).

Mayor complejidad, dilución en el pedigree de los equipos participantes, y artificialidad al servicio de mayor recaudación son algunas de las críticas que se alzan contra este quiebre del status quo en la Liga de Campeones.

Por otro lado, entre las virtudes de este cambio (que también se replicarán a nivel de la Europa League y la Conference League) se señalan que permitirán un mayor alcance continental que elevará el roce competitivo de las ligas de menor porte, generando a la vez mayores recursos para destinar al desarrollo del deporte y reforzar las plantillas de los clubes.

FOTOS:  https://www.pixabay.com/ 

No hay comentarios

Dejar respuesta

catorce + diecisiete =