Los colegios diocesanos preparan alegaciones contra la supresión de unidades concertadas en nueve de ellos

«Inquietud, malestar y preocupación». por los criterios de la Consellería

La Fundación Colegios Diocesanos «San Vicente Mártir», que actualmente integra a un total de 68 centros escolares dependientes del Arzobispado de Valencia, ha expresado hoy la «inquietud, malestar y preocupación» de estos colegios por la supresión prevista de aulas en la enseñanza privada concertada decidida por la Consellería de Educación.

Según el gerente de la Fundación, Miguel Ángel Coello, se trata de un «sentir general de malestar en el sector de la enseñanza concertada» ya que la propuesta de reducción de unidades concertadas «es muy elevada para los colegios concertados».

Concretamente, en el caso de los colegios diocesanos, son 9 los centros a los que se les propone reducción de unidades y «nos preocupa no tanto el hecho de suprimir unidades allí donde, por circunstancias, no hubiera alumnos, sino los criterios por los cuales se propone reducir», ha expresado.

Así, «muchas de las propuestas» para eliminar aulas es en colegios en los que «por circunstancias un curso se ha producido una pequeña disminución de alumnos y se considera que ese descenso se va a producir para siempre».

Además, «estamos en un momento en que todavía no hemos empezado el proceso de admisión de alumnos» e, incluso, ya hay un colegio, en Catarroja, que le han propuesto quitar una unidad de tres años cuando en estos momentos tiene 18 alumnos matriculados.

Según el gerente de la Fundación de Colegios Diocesanos, «lo que no tiene sentido es que se creen unidades en la pública cuando realmente lo que se está buscando es un trasvase de alumnos de la enseñanza privada concertada a la enseñanza pública, totalmente en contra del texto constitucional».

En esta cuestión, según apunta Miguel Ángel Coello, «lo primero que nos sorprendió fue cuando la Administración habló de un arreglo escolar de forma conjunta para la enseñanza pública y la enseñanza privada concertada y la elevada creación de unidades en los centros públicos».

«Nosotros defendemos la libertad de elección de centros de las familias, no hacemos debate si enseñanza pública o enseñanza privada concertada, porque consideramos que ambas redes son complementarias», ha afirmado.

Según Coello, «ahora estamos cumpliendo el procedimiento establecido para formular las pertinentes alegaciones con argumentos jurídicos, y argumentos de defensa» porque «lo que queremos es que se pueda atender la demanda de las familias».

Colegios diocesanos afectados

Los colegios diocesanos afectados por la supresión de aulas decidida por el Consell son el Colegio Claret, de Xàtiva; San Antonio de Padua, de Catarroja; San Juan Bosco, de Valencia; El Salvador, de Alcoi; Sagrado Corazón de Jesús, de Chella; «La Baronia», de Gilet; San Antonio Abad, de Canals; Nuestra Señora del Socorro, de Benetússer; y Juan XXIII, de Burjassot. (AVAN)

No hay comentarios

Dejar respuesta

2 × cuatro =