LA PRIMERA CENSURA A UNA FALLA DE XÀTIVA

Josep Sanchis Martínez
Les falles han sofert en algunes èpoques l’assotament de la censura, impossada en nom de la moral i els bons costums per l’autoritat de cada moment, be la civil, be la militar, be la religiosa, quan a aquesta última se li ha permés influir en les decissions de la governança dels ciutadans.
A Xàtiva de primeres ja ens trobarem amb la censura del tàndem església-autoritat governativa a través del Capità General de València, allà per l’any 1866 quan Blai Julià Beller i Tomàs escrigué el llibret de falla, en forma de conte fantàstic, anomenat “La Creu del Matrimoni”, del qual en arribar-li noticies de la seua existència el 12 de març d’aquell any, a l’aquebisbe de València, Mariano Barrio Fernández, que no entenia be el valencià en ser aragonés de la localitat de Jaca en la província d’Osca, va sol·licitar d’altres persones de la nostra terra que li traduïren el contingut d’allò que s’expressava al text i en assabentar-se va muntar en còlera, redactant una Carta Pastoral editada al Butlletí Eclesiàstic del 15 de març, que fou reproduít el dia següent al Diario Mercantil:
A los señores arzipreste y clero, al ilustre alcalde y ayuntamiento, a los fieles todos de la ciudad de Játiva, y a todos nuestros diocesanos saludamos cariñosamente en Jesucristo y hacemos saber:
Que hace tres días nos ha sido remitido desde esa ciudad llamando nuestra especial atención, un folleto, impreso en la misma, parte en valenciano, parte en castellano, titulado LA CREU DEL MATRIMONI, representà en la Falla de la Plasa de la Trinitat en l’añ 1866. Como era natural procuramos en el instante verle y enterarnos de su contenido: os confesamos sinceramente que su lectura nos causó una sorpresa muy triste y nos afectó muy amargamente. Quisieramos encontrar un título o un fundamento siquiera fuese débil para excusar en buen terreno la intención de su desconocido autor, pero desgraciadamente no lo encontramos. Ni su lenguaje, ni su objeto, ni sus tendencias o fines abogan nada en su favor. Él marcha por encima de todas las consideraciones del recato, del pudor, de la moralidad, de la decencia, del respeto a la mujer, al matrimonio, a las personas morigeradas, al celibato, al clero, y ora con el estilo sarcástico, ora con chistes y equivocos muy malsonantes, zahiere, ridiculiza y alicienta a la impureza, a la lascivia, semblando la desconfianza para con la mujer y queriendo alejar del matrimonio,
Semejante producción, os volvemos a repetir, nos causó muy honda pena, no solo por su autor, sino porque haya sido impresa en una ciudad tan religiosa como Játiva y principa lisimamente por el gravísimo mal que puede introducir en el seno de las familias y de los pueblos.
No conociendo todavía bien el lemosín valenciano, ni pudiendo apreciar debidamente la mayor o menor malícia de las frases o palabras equivocas no hemos querido afianzarnos en nuestro propio juicio, y como en todo deseamos el mayor acierto, hemos encargado la lectura, revisión y censura de semejante folleto al sínodo respetable de personas imparciales de muy conocida ilustración y virtud, versadas en el idioma del país, como naturales del mismo.
Pues bien, amadísimos hijos nuestros, el ilustrado sínodo correspondiendo eficazmente a nuestra confianza, no solo ha corroborado nuestro parecer, sino que al expresar su censura nos dice: “que el escrito que nos ocupa es un conjunto de palabras y escenas de las más repugnantes, que no pueden menos de ofender los oidos, no tan solo de las personas timoratas, sino también de aquellas que recuerden ser cristianas y profesar una religión que condena la impureza, y amenaza con penas muy severas a quien causa la ruina de su prójimo con sus palabras o con sus ejemplos; y es de notar, añaden los censores, la falta de piedad del folletista que se propone obsequiar al patriarca San José, esposo de María Santísima, madre de la pureza misma, obsequiarle dicen, con una representación de tan repugnante naturaleza” y concluyen censurando este desgraciado folleto de erético, impio, escandaloso, obsceno, inmoral, injurioso al matrimonio, al estado eclesiástico, al celibato y a las personas piadosas y timoratas.

Nos, pues, prohijando la censura en todas sus partes, prohibimos la lectura, y condenamos con todas las calificaciones mencionadas el folleto titulado “La Creu del Matrimoni, representà en la falla de la plaça de la Trinitat en l’any 1866”. Prevenimos a los señores curas que lean y hagan saber esta nuestra carta de prohibición desde el púlpito, en el primer día festivo, a los fieles todos; encargándoles que los ejemplares que tengan en su poder los entreguen a su párroco respectivo o confesor para que nos los remita. Suplicamos encarecidamente al ilustre señor alcalde y ayuntamiento de Játiva, por las entrañas de Jesucristo, no permita se representen en ese suelo tradicionalmente religioso y moral las impúdicas escenas que contiene el folleto que acabamos de condenar.

Padres y madres de familia, hombres de todas clases y opiniones, escuchad por un momento la voz paternal de vuestro amante arzobispo; y haciendo abstracción de vuestras opiniones, con la mano puesta sobre vuestra conciencia, decidnos, ¿Puede jamás la moralidad ser ilustración? ¿La falta de pudor y de recato podrá ser nunca virtud a los ojos del hombre honrado? ¿La licencia en todos los terrenos incluso en la prensa no es el tirano que mata a la libertad?. Si se siembra la desconfianza respecto la muger, si se aleja a los hombres del matrimonio, ¿cuál será la fuente cristalina que traiga a la sociedad los vínculos dulces de la familia y del amor? ¿Será el amancebamiento? ¿Será la prostitución?.

¡Ay amadísimos de nuestra alma! considerad las consecuencias funestísimas de la lectura y publicación del folleto que acabamos de condenar, y de otros de esta clase. Vosotros sabeis cuan dulce es para vosotros mismos imprimir en la frente o mejilla pudorosa de vuestros hijos un inocente ósculo de vuestro paternal cariño. Sois, pues, los primeros interesados en la conservación a toda costa de ese hermoso pudor de vuestros hijos. Trabajad, pues, y ayudadnos muy eficazmente, a que ni este folleto ni otros semejantes arrebaten del seno de vuestras familias la inocencia y la virtud. Tras de ese robo inhumana está quizas la prostitución de vuestras hijas, la salud de vuestros hijos, tal vez la infelicidad de toda la familia.

Vuestro amante arzobispo quiere para vosotros el bien, y lo pide al Señor todos los días en el Santo Sacrificio de la Misa. No puede dejar de hacerlo, porque por la voluntad de Dios es vuestro pastor, vuestro padre espiritual, y os ama con la ternura de su corazón.

Dado en nuestro palacio arzobispal de Valencia a quince de Marzo de mil ochocientos sesenta y seis. – Mariano, arzobispo de Valencia – Por mandato de S.E.I. el arzobispo mi señor: Bernardo Martín. Can. Dig. Scrio.

L’arquebisbe de València va pregar a l’Alcalde de Xàtiva, Vicente Pérez, que no permetera la representació de les impúdiques escenes a les que es feia referència al llibret, el qual prec esperava no fora desatés, i a més, va requerir la intervenció del Capità General de València, que era qui tenia la màxima potestat per atorgar en aquella època l’autorització a l’Alcalde per a que aquest permetera o no la instal·lació de falles al carrer, actuant així de mediador en el tema de la falla de la plaça de la Trinitat, dirigint a l’Alcalde Constitucional de la ciutat de Xàtiva el següent ofici:

Habiendo llegado a mi noticia se prepara en ese punto una falla que debe tener lugar en la víspera de San José, titulada, La Creu del Matrimoni para cuya representación se ha publicado un folleto programa descripción de sus escenas, sin que para ello se haya solicitado autorización alguna, he venido en prohibir la representación de la expresada falla, bajo la más estrecha responsabilidad de V. al propio tiempo que la circulación del folleto, disponiendo V. se recojan todos sus ejemplares y queden a mi disposición.
Del recibo de esta comunicación y de quedar cumplimentada me dará V. parte por escrito.
Dios guarde a V. (…). Valencia 15 de marzo de 1866.

La recepció d’aquest ofici en l’Ajuntament de Xàtiva, de segur va suposar una sorpresa per a l’autoritat local, degut que l’autor del text i del tema criticat en la falla, l’impremter Blai Bellver, era persona molt coneguda i estimada en tots els estaments de la localitat. És per això que cal suposar no s’acompliria l’ordre taxativament. En realitat solament 34 dels llibrets i 19 dels fullets de La Creu del Matrimoni es van retirar de l’interior de la impremta. Això a més a més que la distribució de l’edició ja es trobava al carrer, possibilitant que alguns arribaren a mans dels ciutadans de l’època i gràcies a això a les generacions posteriors.

L’ordre de retirada dels exemplars decretada per l’Alcalde indicava:

Alcaldia Constitucional de Játiva 16 de marzo de 1866.

Para cumplir por lo que se proviene por el Exmo. Sr. Capitán General de Valencia, en el anterior oficio constituyase esta Alcaldia en el establecimiento de D. Blas Bellver, en el que se ha impreso el folleto explicando las escenas de la hoguera que debia quemarse en la víspera de San José, y cuyo propietario parece ser uno de los que preparan aquella, y entérese al mismo de la prohibición de llevarla a efecto, decretada por dicha autoridad militar, prevengale que bajo su más estrecha responsabilidad cumpla la expresada orden y recojanse en el inmencionado establecimiento, único puesto en que esta Alcaldia tiene noticia que los haya para la venta, cuantos ejemplares se encuentren del referido folleto, los cuales quedaran depositados a disposicion del Exmo. Capitán General, de conformidad con lo que ordena.
Firma de l’Alcalde, Vicente Pérez
Firma del Secretario, José Ordeig

A l’ordre abans citada, va continuar la confecció de la diligència pertinent, del tenor literal següent:

Diligencia. Seguidamente el Sr. D. Vicente Pérez, Alcalde Constitucional de esta ciudad , se ha constituido con mi asistencia y la del aguacil Antonio Lurbe, en el establecimiento tipográfico de D. Blas Bellver, y hallándose este presente ha sido enterado del contenido del oficio que encabeza las presentes diligencias y le ha prevenido de dicha autoridad que bajo su más estrecha responsabilidad deje sin efecto la exposición de la hoguera y que haga entrega en el acto de cuantos ejemplares tenga del folleto que ha impreso explicando las escenas de aquella. El referido Blas Bellver ha quedado enterado del todo y ha presentado al Sr. Alcalde 34 ejemplares del folleto indicado y 19 del prospecto en que se anunciaba asegurando que eran estos todos los que le quedaban. Acto continuo mandó su señoria al expresado alguacil que practicara un reconocimiento a la imprenta y en la tienda para averiguar si había otros, y habiendo manifestado este, después de cumplido, que no había hallado ninguno, dispuso el Sr. Alcalde que los 34 ejemplares del folleto y los 19 del prospecto presentados por D. Blas Bellver, fueran llevados a la Casa Consistorial, lo cual verificó, el mencionado alguacil y se expendió esta diligencia, que firman todos los concurrentes en ella, en dicha ciudad y dia. De que certifico.
Firma del Alcalde, Vicente Pérez
Firma del Secretario, José Ordeig
Firma del Impresor, Blas Bellver
Alguacil, Antonio Lurbe

Alcaldia Constitucional de Játiva 16 de marzo de 1886

Dese cuenta al Excmo. Sr. Capitán General de Valencia del resultado de estas diligencias.
Vicente Pérez
José Ordeig

Diligencia. Certifico: Que con fecha de hoy ha dirigido el Sr. Alcalde al Excmo. Sr. Capitán General de Valencia el oficio que determina el anterior decreto, y que han quedado depositados en esta casa consistorial los folletos y prospectos entregados por D. Blas Bellver, según acredita la precedente diligencia, las cuales ha puesto la primera de las expresadas autoridades a disposición de la segunda. Játiva dicho dia.
José Ordeig.

La Creu del Matrimoni, dins d’aquest génere literari, va arribar a ser el llibret més popular de tots els que s’editaren en eixa època; el tema de la satirització de la institució familiar i la prohibició de l’exposició en la via pública de Xàtiva de la falla amb les escenes i imatges corresponents, va provocar que es difundira per tot arreu del nostre territori.

Cal pensar que l’Ajuntament en acompliment d’una ordre superior, no deixara plantar la falla d’aquell any en la plaça de la Trinitat. Al voltant de l’acompliment d’aquesta ordre no hi ha documentació que manifeste si efectivament es va plantar la falla eixe any o no, però si que de l’existent a l’Arxiu Municipal que ací hem reproduït, els professors d’història i investigadors Isabel Salas Martínez i Germà Ramírez Aledón dedueixen que dificilment es desobeira un mandat superior com aquest. El fet que ens haja arribat el text del llibre a les generacions posteriors és el que fa que el dubte sempre haja estat present, però no és el mateix amagar uns exemplars de llibret a qualsevol racó de casa, que tota una falla al bell mig de la via pública.

Bibliografia:
· Bellver i Tomàs, Blai. La Creu del Matrimoni. Xàtiva 1866 (edició facsimil 1973. Sueca)
· Martínez Salas, Isabel. La Creu del Matrimoni o la història d’una falla que mai ho fou, en Llibre Falla Ferroviària. Xàtiva 1992. pp.58-61
· Ramírez Aledón, Germán. La condemna episcopal a La Creu del Matrimoni en 1866, en Llibre Falla Ferroviària. Xàtiva 1991, pp.46-49
· Ramírez Aledón, Germán. Es plantà realment la falla “La Creu del Matrimoni”?, en Llibre Falla Argentina. Xàtiva 1997, pp.94-100
· Sanchis Martínez, Josep. Història de les falles de Xàtiva. vol I. Ediciones Xàtiva S.L. Xàtiva 1990
· Sanchis Martínez, Josep. Blai Bellver i les falles, en Quaderns de Xàtiva n 8. Blai Bellver 1818-2018 Ajuntament de Xàtiva. Xàtiva 2018, pp. 55-69

No hay comentarios

Dejar respuesta

2 × 4 =