La Diputación acondicionará un tramo pendiente de la carretera CV-580 que une Navarrés y Quesa

El área de Carreteras de la Diputación de Valencia acondicionará el trazado de la vía CV-580 en el tramo que va desde el punto kilométrico 15.750 al 16.750, que une los municipios de Navarrés y Quesa. El proyecto AC-56, en el que la institución provincial invertirá 1.185.105,92 euros, prevé la mejora del trazado de la carretera, así como su ampliación, con la incorporación de arcenes y el aumento de su anchura, de manera que toda la vía que conecta ambas localidades reúna las condiciones óptimas de seguridad.

El plan está aprobado y ya está en trámite el expediente de expropiación de los terrenos, de manera que la previsión del área que dirige el diputado Pablo Seguí es llevar a cabo la licitación de obras en el próximo ejercicio, en 2017. No se trata de la primera actuación de la Corporación provincial en esta carretera, ya que en los últimos años se han realizado diferentes inversiones para mejorar su trazado y funcionalidad.

De esta manera, se han llevado a cabo variantes de población en los municipios de Anna y Chella; también se ha acondicionado la travesía a Bolbaite; y se han realizado acciones de adecuación en el trazado entre Navarrés y Chesa, en toda la carretera menos en el kilómetro que ahora se va a acondicionar, que era un tramo pendiente de mejoras. Además, está prevista otra actuación en la CV-580 para la contención de taludes, desde el kilómetro 21.750 al 21.950, en una zona próxima a Bicorp, donde suelen haber incidencias en períodos de fuertes lluvias.

Este trazado, de titularidad provincial, pertenece a la demarcación de L’Alcúdia, que abarca las comarcas de La Costera, La Canal de Navarrés, La Vall d’Albaida y La Safor. La intervención planteada se suma a acciones de mejoras funcionales realizadas durante este año en diferentes puntos de las vías de la demarcación, en cuyo desarrollo la Diputación de Valencia ha invertido algo más de 1,28 millones de euros.

El diputado de Carreteras ha recordado que la Diputación de Valencia invierte cada año 40 millones de euros en los más de 1.800 kilómetros de su red viaria, de los cuales la mayor parte se destina a conservación y mantenimiento, con actuaciones que han ido encaminadas a mejorar el estado de firmes, renovar señalizaciones, construir rotondas, “actuaciones que en su conjunto buscan dotar de mayor seguridad a la circulación de vehículos y reducir la siniestralidad derivada de puntos negros o tramos conflictivos”.

No hay comentarios

Dejar respuesta

7 − dos =