Enguera celebra este domingo las fiestas en honor a San Gil

Enguera celebra este domingo la bendición de figuras hechas con hinojo por un millar de niños en honor a San Gil

La localidad valenciana de Enguera celebrará este fin de semana las fiestas en honor a San Gil en las que más de mil niños elaboran a mano con hinojo las tradicionales figuras, llamadas “sangiles”, con forma de cruces, adornos y animales, que serán bendecidas el domingo siguiendo una tradición que se remonta al siglo XIX.

Esta semana “los niños y sus familias acuden a los campos para recoger el hinojo con el que elaborarán, ellos mismos, sus ´sangiles`, en los talleres que se montan este sábado”, han indicado desde la organización de las fiestas, a cargo del Ayuntamiento en colaboración con la parroquia San Miguel Arcángel y el grupo Juniors San Gil”.

También este sábado tendrá lugar a las 20 horas en la iglesia arciprestal de San Miguel Arcángel la misa solemne de San Gil y posterior desfile del farolillo con tabalet y dolçaina.

El domingo, a las 10 horas, será el encuentro y bendición de los “sangiles“, frente a la fachada de la iglesia de San Miguel, en el que participan más de mil niños.

Tras la bendición “dos niños piden ayuda a San Gil en el inicio de curso escolar y después llevan la imagen del santo hasta el convento carmelita en una procesión en la que todos llevan sus ´sangiles` decorados con papel de colores, y entre ellos destaca el de los Juniors, que es una serpiente de entre 60 y 70 metros”. Una vez en el convento carmelita “todos los participantes, niños y sus familias, rezan juntos la oración a San Gil.

El inicio de la bendición y procesión de hinojos “se remonta, por lo menos, a 1862, año en el que la revista ´El Museo Universal` publicó en sus páginas un grabado que reproduce el multitudinario acto de la villa de Enguera”, según la organización de las fiestas, que han comentado que “no existe otra población que tenga una celebración parecida”.

Según la tradición, la devoción a San Gil se inició en Enguera a finales del siglo XVIII, introducida por el abad del convento carmelita de la localidad, donde en la actualidad no hay religiosos.

No hay comentarios

Dejar respuesta

dos × tres =