El Ayuntamiento de Xàtiva logra cerrar 2016 con un resultado positivo

El Ayuntamiento logra cerrar 2016 con un resultado positivo de 866.000 euros. Las sentencias judiciales rebajan el resultado presupuestario un 35% respecto a 2015. La deuda bancaria baja hasta los 13.021.000 euros, niveles previos a la crisis de 2007 y se sitúa en el 53% del presupuesto.

El Ayuntamiento de Xàtiva ha cerrado la liquidación del presupuesto de 2016. El resultado positivo al cierre del ejercicio 2016 se queda en 866.000 euros, frente a los 1.330.000 euros de 2015, afectado por los gastos no previstos de sentencias judiciales desfavorables, lo que supone una reducción del 35%. El gasto corriente del Ayuntamiento se ha reducido en 416.000 euros, un 4%, lo que permite cumplir con la regla de gasto. Las últimas adjudicaciones de servicios con contratos abiertos y la competencia introducida en diversas contrataciones posibilitan este ahorro anual.

Las cifras de morosidad y de periodo medio de pago también cumplen la Ley de Morosidad de 2010 y se sitúan en 35 días. Respecto al plan de ajuste en vigor, aprobado en 2012 como consecuencia del Real Decreto 4/2012, y la concertación de los llamados préstamos Montoro, se cumple con normalidad, pese a una disminución en los ingresos que se compensa con el ahorro del gasto corriente. La liquidación del presupuesto cuenta con todos los informes favorables de la intervención municipal y del director del área económica.

Deuda bancaria de 13.021.000 euros

El Ayuntamiento cierra con una deuda bancaria pendiente de 13.021.000 euros, tras realizar amortizaciones de prestamos por 2.475.000 y pago de intereses por 454.000 euros durante el pasado ejercicio. El capítulo de intereses ha superado ampliamente las previsiones iniciales, dado que las sentencias judiciales conllevan el correspondiente devengo de los intereses. Sin embargo, la cancelación de la deuda de PROEXA en 2015 ha amortizado parcialmente esta desviación.

El porcentaje de deuda bancaria viva sobre el presupuesto se queda en el 53%, en niveles previos a la crisis de 2007, muy por debajo del 75% máximo previsto por la Ley. El 80% de la deuda, más de 9.000.000 de euros, procede de la conversión de facturas impagadas en deuda a través de los préstamos Montoro contratados en 2012. El resto procede de préstamos por inversiones impagadas por la Generalitat Valenciana, correspondientes al periodo 2008-2011.

Según el concejal de Hacienda, Ignacio Reig, el cierre del ejercicio se sitúa dentro del contexto actual de deuda: “estamos satisfechos por el control de gasto, la correcta ejecución de inversiones y el cumplimiento del plazo de pago a proveedores. Las últimas sentencias judiciales han deteriorado el resultado positivo, que se reduce un 35% respecto 2015. Nos esforzamos para que la liquidez se mantenga y se siga cumpliendo con los proveedores en 35 días”, concluye.

No hay comentarios

Dejar respuesta

8 − 8 =