El Ayuntamiento de Xàtiva amortiza 2’3 millones de euros de la deuda bancaria heredada

El Ayuntamiento de Xàtiva ha aprobado por unanimidad de todos los miembros de la Comisión de Hacienda la amortización anticipada de 2.341.875 euros de la deuda bancaria que arrastra la institución como consecuencia de los 20 años de gobiernos de Alfonso Rus. La propuesta, que deberá ser ratificada en el próximo pleno de 27 de mayo, es consecuencia de la favorable liquidez generada en el primer trimestre de 2017, con un saldo positivo de tesorería de 7,1 millones de euros. El equipo de gobierno consigue así rebajar a la mitad la deuda bancaria en dos años, pasando de 17’3 millones de euros al inicio de la legislatura a 9’6 millones a final de año.

Según informa el concejal de Hacienda, el tesorero municipal ha realizado un estudio sobre las necesidades de liquidez para el resto del ejercicio que se sitúan entre 3,5 y 5 millones de euros. También se ha analizado el coste actual de la deuda, por lo que desde la oficina presupuestaria se ha valorado entre dos opciones; la realización de inversiones financieras a corto plazo y la amortización de deuda.

La coyuntura financiera vigente demuestra que la amortización de deuda resulta más favorable en las circunstancias actuales. Según el concejal de Hacienda, Ignacio Reig: “sólo en el presente ejercicio se libera crédito por más de 200.000 euros y se genera un ahorro anual en intereses de 30.000 euros. Para 2018 dispondremos de 400.000 euros para afrontar la bajada de impuestos y ahorraremos 65.155 euros en intereses”.

4’8 millones de euros para pago de deuda en 2017
Con esta amortización anticipada, el Ayuntamiento de Xàtiva destinará un total de 4,8 millones de euros para pago de deuda en 2017. La deuda bancaria ha lastrado las cuentas municipales desde el ejercicio 2012, cuando la contratación de los préstamos Montoro elevó la deuda municipal hasta los 24,6 millones de euros. Si las previsiones se cumplen, el concejal de Hacienda cifra la deuda en 9’6 millones de euros al cierre de 2017.

Los importes a amortizar corresponden a los préstamos mas “caros”, los que generan una carga de intereses superior, ya que proceden de los ejercicios 2010 y 2011. La dinámica de aquellos años llevaba a los ayuntamientos a pedir a los bancos el importe de subvenciones prometidas por el anterior Consell de la Generalitat Valenciana, promesas que en muchos casos no se han cumplido y que han provocado que inversiones realizadas en el periodo 2007-20011 aún se estén pagando hoy a los bancos que financiaron dichas obras.

En concreto, el Ayuntamiento liquida ahora el préstamo para inversiones de 2010, con el Banco Mare Nostrum (pero que procede de la extinta Caixa Penedés), el préstamo para inversiones de 2011 con Caja Madrid (ahora Bankia) y el préstamo con BBVA para refinanciar las inversiones de la Generalitat Valenciana de 2004 y posteriores, que fue contratado de nuevo tras 8 años de incumplimiento de las previsiones dadas al Ayuntamiento. El último préstamo a amortizar es el del Banco de Santander, del que se amortizará cerca de 500.000 euros, correspondiente al mayor préstamo del Plan Montoro, por un importe de 3 millones de euros, contratado en Mayo de 2012.

No hay comentarios

Dejar respuesta

veinte − 10 =