Bajan después de 63 años el Cristo de Bocairent de su ermita

La imagen del Santo Cristo del Monte Calvario que se venera en la ermita de Bocairent ha sido bajada a la iglesia parroquial de esta localidad valenciana, por primera vez en 63 años.


La imagen, que fue bajada en un acto multitudinario, permanecerá en la parroquia “donde presidirá en Semana Santa el Triduo Pascual de la Pasión, con la misa del Jueves Santo y un Vía crucis nocturno, así como el oficio de Viernes Santo y procesión del Santo Entierro”, según ha indicado hoy a la agencia AVAN el párroco Benjamín Fayos.

Asimismo, el Sábado Santo la imagen del Cristo “será trasladada al cementerio parroquial por la mañana y por la noche presidirá en el templo parroquial la víspera pascual y la renovación de las promesas del bautismo”, ha añadido.

Igualmente, la parroquia ha organizado en la semana de Pascua una exposición de la réplica del Santo Sudario de Turín, que se inaugurará el 29 de marzo, el mismo día que tendrá lugar una conferencia titulada “El Rostro de Jesús, Rostro de Dios”, así como la celebración, el 1 de abril, del sacramento de la Santa Unción a ancianos y enfermos.

Finalmente, el sábado, 2 de abril, dará comienzo a las 11.30 horas la procesión para devolver la imagen del Cristo, portada por voluntarios, a su ermita, en lo alto de la montaña al norte de la población, lugar donde es venerada todo el año.

La imagen original sólo fue bajada tres veces en cinco siglos

El Cristo del Monte Calvario, obra de 1940 del escultor José de Sellés, es una réplica exacta del Cristo realizado por Joan de Sales que presidió la ermita desde 1537, un año después de su construcción, hasta 1936, cuando la imagen fue destruida en la persecución religiosa.

La imagen original “sólo fue bajada de la ermita en 1617 por una fuerte sequía, en 1813 para protegerla de las tropas francesas y en 1885 al finalizar una peste de cólera”, mientras que la obra de José de Sellés, que preside la ermita desde 1940, “sólo la abandonó en 1953, cuando se celebró la Santa Misión”, ha señalado el párroco.

La bajada extraordinaria del Cristo tuvo lugar el pasado 12 de marzo en un trayecto dividido en nueve tramos, los mismos que en 1953, y en el recorrido participaron como portadores “grupos vinculados a la parroquia, como los confirmantes, catequistas, la junta de la ermita, el grupo de teatro y los júniors, entre otros, y muchas personas particulares que lo llevaron sin andas, cargando la cruz directamente sobre los hombros”.

No hay comentarios

Dejar respuesta

19 + Once =